En Oaxaca Hoy
Sin categoría

¿Tomas siesta? Esto te ‘intereZZZa’

Jyoti Madhusoodanan / NYT NEWS 

Cd. de México (30 abril 2023).- Si duermo menos de las siete u ocho horas recomendadas a diario, ¿una siesta a mediodía compensa esa pérdida?

Tal vez te desvelaste viendo televisión o dando vueltas en la cama debido a pensamientos preocupantes. Ahora te preguntas si una siesta rápida después de la comida te dará la energía que necesitas para aguantar el resto del día.

Es importante saber que, aunque una siesta a mediodía puede darte la energía suficiente para afrontar el día, según Rebecca Spencer, investigadora de la ciencia del sueño en la Universidad de Massachusetts Amherst, ésta no anulará necesariamente los riesgos para la salud que conlleva un sueño insuficiente por la noche.

Los beneficios de dormir bien

De acuerdo con una encuesta realizada en 2020 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, más de una tercera parte de los adultos de este país no duermen las 7 horas o más recomendadas cada noche.

Los expertos coinciden en que esa falta de sueño está asociada con una serie de riesgos mayores para la salud como obesidad, hipertensión, diabetes, enfermedades coronarias, accidentes cerebrovasculares y trastornos mentales.

Spencer afirmó que la duración del sueño no sólo es importante para la salud, sino también su calidad, que viene determinada por el tiempo que pasamos en sus distintas fases.

Cuando dormimos toda la noche pasamos por varios “ciclos de sueño” de unos 90 minutos y cada ciclo se compone de cuatro etapas: las dos primeras se consideran sueño ligero, en el que los músculos se relajan, la temperatura corporal desciende y el ritmo cardiaco y la respiración se ralentizan a medida que nos dormimos.

La tercera fase, conocida como sueño profundo, es cuando los ojos y los músculos se relajan por completo y el cuerpo realiza el importante trabajo de reparar y construir huesos, músculos y otros tejidos, además de reforzar el sistema inmunitario y consolidar y procesar los recuerdos.

La fase de movimientos oculares rápidos (MOR, por su sigla en español) es la última del ciclo del sueño. No es tan profunda como la tercera, pero es cuando hay más probabilidades de soñar, además se cree que está asociada con el aprendizaje, el almacenamiento de recuerdos y la regulación del estado de ánimo.

Según Molly Atwood, psicóloga clínica e investigadora de medicina conductual del sueño en el hospital Johns Hopkins, es normal pasar una mala noche de vez en cuando, pero si no pasas de manera sistemática por estas etapas todas las noches, se pueden derivar una serie de problemas de salud.

Y, según Spencer, las siestas no pueden remediarlo.

Aunque unas pocas horas de sueño por la noche y una siesta durante el día pueden sumar seis horas o más en total, los beneficios para la salud no se acumulan de la misma manera.

De acuerdo con Spencer, las siestas cortas de menos de 90 minutos por lo general sólo incluyen las fases más ligeras del sueño, no el sueño profundo y reparador que se suele tener durante la noche.

Aunque las siestas de más de 90 minutos quizá incluyan un poco de sueño profundo beneficioso, es más probable que te dejen aturdido y menos alerta que las siestas más breves.

Por ejemplo, algunas pruebas limitadas han revelado que quienes se despiertan de la fase más profunda del ciclo del sueño son más propensos a cometer errores en las preguntas de matemáticas que los que se despiertan del sueño MOR.

Las ventajas de la siesta

No obstante, según Atwood, las siestas breves son beneficiosas en algunos casos. “Cuando no duermes bien por la noche, la siesta ayuda a mejorar aspectos como el tiempo de reacción y la memoria si necesitas trabajar”, agregó.

Por ejemplo, si sueles trabajar durante el día, una siesta de 20 a 30 minutos puede devolverte el estado de alerta sin dejarte aturdido ni alterar tu sueño por la noche, señaló Atwood.

Las siestas también son importantes para ayudar a mantenerse alerta y despiertos a quienes no siempre tienen horarios de trabajo diurnos, como los pilotos de avión, los choferes comerciales, los médicos u otros trabajadores que laboran por turnos.

Del mismo modo, ayudan a los adultos mayores si los cambios relacionados con la edad, como la necesidad de ir al baño por la noche, interrumpen su sueño, explicó Atwood.

Si necesitas tomarte una siesta, Atwood aconseja que sea breve (no más de 30 minutos) para que no interfiera con el sueño de la noche siguiente. Lo mejor es una siesta por la tarde “cuando tenemos un descenso natural del estado de alerta y solemos sentirnos soñolientos”, añadió. Así es más fácil conciliar el sueño con rapidez.

Pero si estás cansado todo el tiempo o tienes problemas para pasar el día sin tomar una siesta, Atwood aconsejó considerar la ayuda de un especialista en trastornos del sueño.

“Las personas suelen sufrir durante un tiempo y luego recurren a su médico de atención primaria para obtener algún medicamento”, explicó Atwood, pero dijo que, a largo plazo, es mejor acudir a un especialista del sueño que depender de los medicamentos.

Estos profesionales, capacitados en psicología del sueño, pueden ofrecer ciertos ejercicios o estrategias, como la terapia cognitivo-conductual, que quizá te ayuden a conseguir el descanso que necesitas.

Enlace a la fuente

Noticias relacionadas

Ahora 500 militares harán labor arqueológica en Tren Maya – NSS Oaxaca

En Oaxaca Hoy

Promueve PJEO la cultura de la legalidad con el podcast “Hablemos Justamente” – NSS Oaxaca

En Oaxaca Hoy

Grave inseguridad en Xoxocotlán ante abandono de Chente Castellanos, él con sus amiguitos en los mejores lugares divirtiéndose – NSS Oaxaca

En Oaxaca Hoy

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más